LOS HABITANTES DEL REINO DE LA NOCHE ETERNA

Los vampiros; los gelidos; los bebedores de sangre; los no-muertos; los seres de la noche; los eternos; los inmortales. Los "monstruos" que tanto temian los humanos des del principio de los tiempos y que ahora creen meras fantasias. Ellos son los que un día serán los dueños y señores de este mundo canviante y harán que la noche sea la reina de sus vidas.

29 enero 2017

The angels of darkness - 20

Esta vez, él, me citó en los jardines.
A pesar de que no los podía admirar desde la turbia ventana de mi habitación, los colores que este reflejaba en los cristales y los aromas que se colaban entre las grietas de los marcos me habían cuativado profundamente. Pero, desde luego, pasear entre los magestuosos arboles, bañada por los rayos de sol de un día especialmente despejado, refrescada por las esquisitas fuentes de mármol que estaban diseminadas por el jardín, rodeadas por setos cuidadosamente recortados, cambiaba completamete el gozo de su belleza. Cada detalle estaba planeado para dejar sin aliento al espectador.

Mientras disfrutaba de las vistas de un laberinto de espesos setos desde un balconcito con barandilla de hierro forjado, vi por el rabillo del ojo que, a la sombra de un magnifico castaño, me esperaba mi captor.
Había algo desconocido para mí en su expresión... Concretamente en su mirada. Una extraña quietud, imperturbabilidad, como un gran lago que aparentemente está en completa calma pero que en el fondo tiene una fuerte corriente.

Dirigí de nuevo la mirada hacia el laberinto y permanecí en ese privilegiado emplazamiento, sintiéndome reina de aquel lugar por unos instantes más, antes de recordar que hacía yo en este sitio tan ajeno al mundo real.

No se cuanto tiempo estuve inmersa en ese agradable sentimiento de libertad, pero nadie lo interrumpió, ni siquiera el extraño hombre, que esperó pacientemente a que yo diera el primer paso para empezar el segundo encuentro desde que llegué a la mansión.

Finalmente me dí la vuelta y eché a andar en su dirección. No me apetecía afrontar otra conversación en la que yo no comprendiera nada y él lo supiera todo, pero ¿que otra opción tenía? ¿Permanecer encerrada en la habitación, viendo los días pasar?

- Buenos días, señorita Lacey. Espero que haya pasado unos días agradables en sus aposentos.

- Sabe perfectamente que tal me ha ido ultimamente... Tiene vigilada toda la habitación. Sabe mejor que yo, incluso, que tal he dormido la noche anterior.

- Eso no es del todo cierto. Quiero que sepa que no estoy constantemente vigilándola. Intento no perturbar su intimidad dentro de lo posible. Es vigilada pero no espiada. - hizo una pausa para que yo pudiera procesar esa información - Pero he podido apreciar que esta usted más calmada, apenas sufre pesadillas... Y ha empezado a cuidarse.

Esa ultima frase la dejó en el aire, sin terminar pero expresando sin palabras lo que pensaba al respecto. Había dado a entender que me esmeraba por tener buen aspecto, pero lo que no tenia tan claro era si creía que era por y para él.

No sabia como responder a eso. ¿Como dejarle claro que lo hacia, única y exclusivamente, para mi misma? ¿Como decirle que no era de su incumbencia, sin que eso repercutiera negativamente en mi situación?
Sin  llegar a una conclusión de como abordar esa contestación, decidí pasar a otro tema.

- Aun no me ha dicho su nombre... Y agradecería saber el nombre de mi secuestrador.

 - Querida, "secuestrador" suena terriblemente mal... Considérelo unas vacaciones forzadas. En un lujoso hotel, por cierto. Dudo mucho que tenga quejas del trato que esta recibiendo.

- Teniendo en cuenta que no puedo hacer lo que me plazca fuera de la habitación en la que me "hospedo" - dije con ironía - si tengo ciertas quejas razonable. Y "secuestrador" es la palabra exacta. Además, sigue sin decirme su nombre.

- No hay quien la embarulle... - dijo entre divertido y molesto de que su maniobra de distracción hubiese sido fallida - Esta bien, mi nombre es...


 CONTINUARA....




Hace un año que no publicaba una entrada de "The angels of darkness"... ¡que mal!
No es por falta de ganas... es que ultimamente he escrito más con la intención de hacerlo por gusto y para mi, y no para publicar.
He tenido que releer lo que había escrito hasta ahora de esta historia para retomarla con los detalles y emociones frescas.

Uno de mis propósitos de este año nuevo es cuidar más de este Blog, publicando mas frecuentemente... espero poder cumplirlo.

Hasta la próxima publicación, deseo que os guste este nuevo fragmento.
¡¡¡Mucho mordiscos!!!